Inspecciones de Hacienda a trabajadores autónomos

Inspecciones de Hacienda a trabajadores autónomos

Inspecciones de Hacienda a trabajadores autónomos
Blog

Inspecciones de Hacienda a trabajadores autónomos

El producto estrella en las inspecciones de la AEAT es el vehículo turismo. Analizamos a continuación el criterio de la Agencia Tributaria respecto a este elemento patrimonial.

Uno de los principales motivos de conflicto en las inspecciones realizadas por la Agencia Tributaria es la deducibilidad o no de los gastos relacionados con los vehículos de la empresa. Hacienda no pone en duda si el vehículo en cuestión es utilizado en algún momento o, incluso, frecuentemente para el desarrollo de la actividad. El criterio a seguir es la justificación de la afectación exclusiva del vehículo a la actividad desarrollada. En el caso de los turismos Hacienda no admite la afectación exclusiva, por su propia naturaleza, al tratarse de vehículos que objetivamente son susceptibles de utilizarse en el desempeño de la actividad económica y además pueden satisfacer necesidades particulares.

Debemos distinguir las consecuencias y la aplicación de este criterio según el Impuesto del que se trate, no aplicándose los mismos parámetros en el IRPF que en el IVA.

Respecto al Impuesto de la Renta de las personas físicas (IRPF), la deducibilidad de este gasto viene regulada en el art.22 Apartado 3 y siguientes del Reglamento del impuesto, se requiere que el vehículo se encuentre exclusivamente afectado a la actividad, es decir, que se utilice únicamente para el ejercicio de la actividad económica desarrollada por el autónomo. En base a este criterio no se consideran deducibles las amortizaciones, ni las reparaciones, ni el seguro, ni el gasto por ITV, ni el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, ni los gastos financieros de los vehículos turismos.

Por contra, y según recientes resoluciones del TEAR (Tribunal Económico Administrativo) una vez que el contribuyente haya justificado, por los medios que considere oportunos, la necesidad de realizar desplazamientos fruto del desarrollo de su actividad económica se admiten como deducibles determinados gastos (por supuesto que figuren correctamente reflejados en la contabilidad y exista justificación documental de los mismos) como son el combustible, los peajes y el aparcamiento que se correspondan con desplazamientos realizados en el ejercicio de la actividad.

Respecto al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), acudiremos al art.95 en sus apartados Tres y Cuatro de la Ley 37/1992, la normativa nos indica que cuando se trata de vehículos automóviles turismos se presumirán afectos al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 50%, al igual que todos los bienes y servicios relacionados con ellos. Deberá ser el sujeto pasivo del impuesto, en caso de querer deducirse un porcentaje de IVA mayor, quien aporte todos aquellos elementos de prueba que considere oportunos para la efectiva justificación de la afectación directa y exclusiva del vehículo turismo a la actividad realizada.

Por tanto, vemos como la afectación parcial del vehículo turismo podrá admitirse en el IVA mientras que en el IRPF será inadmisible.

Todo lo indicado anteriormente no será de aplicación en los siguientes supuestos:

  • Los vehículos mixtos utilizados en el transporte de mercancías.
  • Los utilizados en las prestaciones de servicios de transporte de viajeros mediante contraprestación.
  • Los utilizados en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.
  • Los utilizados en la prestación de servicios de enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.
  • Los utilizados en servicios de vigilancia.

¿Quieres recibir en tu correo nuestras novedades? Apúntate a nuestra Newsletter

Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp